Esbozo biográfico

Barcelona, Valencia, Madrid
       A partir de los años setenta Ramón Gaya se instala en Barcelona, en un estudio frente a Santa María del Mar; después lo hará en Valencia, la ciudad de Isabel Verdejo. Son años de plenitud en la vida y en la obra del pintor, años de una gran riqueza creativa. En 1974 y 1975, expone su obra en Murcia y en Valencia. Pero es en 1978, en la retrospectiva de la galería Multitud de Madrid, donde se produce el encuentro de Gaya con el público español. En la muestra se pueden ver cuadros suyos de distintas épocas, y en el catálogo publicará su “Carta a un Andrés”, una reflexión sobre el arte moderno.

     A partir de ese momento la nómina de admiradores es cada vez más amplia: pintores, historiadores, poetas, críticos de arte, coleccionistas. En Roma, en la revista Prospettive Settanta, se publica en 1978 “Omaggio a Ramón Gaya” con varias prosas suyas traducidas por Laura González, un ensayo de Nigel Dennis, y la traducción y presentación de tres sonetos de Gaya por Giorgio Agamben.
 
1980. En el malecón, Murcia (foto de Juan Ballester)      En octubre de 1980, por su septuagésimo cumpleaños, sus amigos murcianos le ofrecen un homenaje. Se organizan dos exposiciones comisariadas por Manuel Fernández-Delgado, y se publica el libro Homenaje a Ramón Gaya en el que colaboran, entre otros, Giorgio Agamben, José Bergamín, Rosa Chacel, Nigel Dennis, Enrique de Rivas, Tomás Segovia, María Zambrano así como los murcianos Pedro García Montalvo, Soren Peñalver, José Rubio Fresneda... y Eloy Sánchez Rosillo que también será el coordinador del libro. En él aparece su texto “Huerto y vida”. En 1981, acompañado por Cuca, su mujer, pasará varias semanas en México y volverá a ver a algunos de sus viejos amigos.

     En 1983, participa en la exposición “El exilio español en México”, celebrada en Madrid y organizada por el Ministerio de Cultura. La revista Fin de Siglo publica su texto “Juan Guerrero”.

1984. Ramón Gaya en el estudio de Valencia (foto de Juan Ballester)      En el Museo San Pío V de Valencia, en febrero de 1984, se inaugura una exposición retrospectiva en la que se pueden ver más de cien obras suyas, organizada por la Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana, y al cuidado de Pascual Masiá. La editorial Trieste, que dirige Andrés Trapiello, publica la segunda edición de su Velázquez, pájaro solitario. Su pintura se hace más esencial, más luminosa.

     Ramón Gaya y su mujer, sin dejar su casa de Valencia, abren un estudio en Madrid. En 1985, el Ministerio de Cultura le concede la Medalla de Oro a las Bellas Artes. En Fin de Siglo publica su texto “Carta a un músico amigo” sobre Victoria de los Ángeles. En 1986, pintará un segundo retrato a Victoria de los Ángeles que se conserva hoy, como el de Bergamín, en el Museo Patio Herreriano de Valladolid.

     En 1987, con motivo del cincuenta aniversario del Congreso Internacional de Escritores en Defensa de la Cultura, y organizada por la Generalitat Valenciana, se presenta una exposición de su pintura comisariada por Pascual Masiá. El 16 de marzo se casa con Isabel Verdejo. En ese mismo año toma parte en la exposición “El Pabellón Español en la Exposición Internacional de París de 1937 (cincuenta años después)”, celebrada en el Museo Nacional Reina Sofía de Madrid.

     En el Museo Español de Arte Contemporáneo de Madrid, y patrocinada por el Ministerio de Cultura, en febrero-marzo de 1989 se presenta una exposición antológica de Ramón Gaya al cuidado de María José Salazar; dicha exposición se mostrará a continuación (marzo-abril) en la iglesia de San Esteban de Murcia, patrocinada por la Consejería de Cultura de su Comunidad Autónoma. En ellas se pueden ver por primera vez en España pinturas suyas realizadas en México. Junto al catálogo se incluye el tomo Sentimiento y sustancia de la pintura, recopilación de escritos de Gaya, ambos al cuidado de Andrés Trapiello. Participa en el ciclo de conferencias “El Museo del Prado visto por doce artistas contemporáneos”.

     En la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona, en abril de 1990, tiene lugar una exposición y un ciclo de conferencias dedicado a su obra coordinado por el pintor y catedrático de dibujo de dicha institución Manuel Ruiz Ortega. Como cierre a dichos actos Gaya mantendrá un diálogo sobre Sentimiento y sustancia de la pintura con los poetas José María Valverde y Rafael Santos.


1994. Pintando en el estudio de Roma (foto de Juan Ballester)     Participa en el ciclo de conferencias sobre Velázquez en el Museo del Prado.
     El 10 de octubre de 1990, en Murcia, se inaugura un museo dedicado a su obra, dirigido por Manuel Fernández-Delgado y en el que se recogen más de quinientas obras donadas a la ciudad por el pintor. Pre-Textos presenta el primero de los tomos de su
Obra completa. En Murcia, en el Aula de Cultura de La Verdad, Gaya dará una conferencia sobre Van Gogh y Cézanne, los dos pintores considerados por él más decisivos para el desarrollo del arte en el último siglo.

     Con motivo de la Exposición Universal de Sevilla de 1992, en el Pabellón de Murcia, se presenta una exposición individual de su obra.
     El Instituto Cervantes de París organiza en 1995 una exposición de su pintura, la primera que tiene lugar en esa ciudad desde 1928. En ese mismo año, la Academia de España en Roma presentará una exposición de su obra. Después del fallecimiento del pintor se celebrará otra exposición en Italia, esta vez en el Instituto Cervantes de Nápoles.

     En 1996, en Pre-Textos, aparece su personalísimo ensayo Naturalidad del arte y artificialidad de la crítica, reimpreso en diversas ocasiones en años posteriores.

2001 Verano. Ramón Gaya en el estudio de Madrid.      El Ministerio de Cultura le concede en 1997 el Premio Nacional de Artes Plásticas. En la Biblioteca Nacional de Madrid, se inaugura la exposición “Ramón Gaya y los libros”. En 1999, es investido doctor honoris causa por la Universidad de Murcia. En el Instituto Valenciano de Arte Moderno, que dirige Juan Manuel Bonet, y patrocinada por la Generalitat Valenciana, se realiza en 2000 una exposición de su pintura; Andrés Trapiello será el comisario de la muestra y Gaya colaborará activamente con él, en la selección de la obra. En 2002, el Ministerio de Cultura le concede el Premio Velázquez a las Artes, en su primera edición; con ese motivo, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, dirigido por Juan Manuel Bonet, se organiza en 2003 una exposición retrospectiva de su obra comisariada por Enrique Andrés Ruiz.

***

     Valgan como resumen de su vida las palabras del pintor en una entrevista concedida a Andrés Trapiello en 1988:

     Mi vida ha sido principalmente trabajo. El trabajo de una vocación, claro, no de un simple trabajo penoso y difícil, sino de una vocación irremediable, y que yo he sentido siempre, no como algo que
hacía sino como algo que era, nada más. Pero ese trabajo de tantos años, en realidad lo he visto siempre como preparación, preparación para algo que no sé si estoy ya en ello. Lo que pinto ahora me sigue pareciendo preparación para otro día, para el día siguiente, y lo del día siguiente para el otro día que viene. Es decir, me parece que esto no tiene término. Para el creador no hay término conocido ni lo habrá nunca. Se trata de terminar esta vida y esta vocación en algo vivo, es decir, en algo completamente original, naciente. Es decir, en vez de llegar a una maestría, donde hay que llegar es a un principio.

***

     Ramón Gaya seguirá pintando prácticamente hasta el final de sus días. Muere en su casa de Valencia el 15 de octubre de 2005.

***
  N.D. e I.V.